1. NOMBRE DEL MEDICAMENTO

alprazolam cinfa 0,25 mg comprimidos EFG

alprazolam cinfa 0,5 mg comprimidos EFG

alprazolam cinfa 1 mg comprimidos EFG

alprazolam cinfa 2 mg comprimidos EFG

2. COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA

alprazolam cinfa 2 mg comprimidos EFG

Cada comprimido contiene 2 mg de alprazolam.

 

alprazolam cinfa 1 mg comprimidos EFG

Cada comprimido contiene 1 mg de alprazolam.

 

alprazolam cinfa 0,5 mg comprimidos EFG

Cada comprimido contiene 0,5 mg de alprazolam.

 

alprazolam cinfa 0,25 mg comprimidos EFG

Cada comprimido contiene 0,25 mg de alprazolam.

 

Excipientes con efecto conocido

 

alprazolam cinfa 2 mg comprimidos EFG

Cada comprimido contiene 48 mg de lactosa monohidrato y 0,224 mg de benzoato sódico.

 

alprazolam cinfa 1 mg comprimidos EFG

Cada comprimido contiene 24 mg de lactosa monohidrato y 0,112 mg de benzoato sódico.

 

alprazolam cinfa 0,5 mg comprimidos EFG

Cada comprimido contiene 24 mg de lactosa monohidrato, 0,112 mg de benzoato sódico y 0,3 mg de amarillo anaranjado S (E-110).

 

alprazolam cinfa 0,25 mg comprimidos EFG

Cada comprimido contiene 24 mg de lactosa monohidrato y 0,112 mg de benzoato sódico.

 

Para consultar la lista completa de excipientes, ver sección 6.1.

2.2. Composición cualitativa y cuantitativa

Cada comprimido de alprazolam cinfa 2 mg contiene 2 mg de alprazolam.

 

Cada comprimido de alprazolam cinfa 1 mg contiene 1 mg de alprazolam.

 

Cada comprimido de alprazolam cinfa 0,5 mg contiene 0,5 mg de alprazolam.

 

Cada comprimido de alprazolam cinfa 0,25 mg contiene 0,25 mg de alprazolam.

 

Excipiente(s) con efecto conocido

Cada comprimido de alprazolam cinfa 2 mg contiene 48 mg de lactosa monohidrato y 0,224 mg de benzoato sódico.

Cada comprimido de alprazolam cinfa 1 mg contiene 24 mg de lactosa monohidrato y 0,112 mg de benzoato sódico.

Cada comprimido de alprazolam cinfa 0,5 mg contiene 24 mg de lactosa monohidrato, 0,112 mg de benzoato sódico y 0,3 mg de amarillo anaranjado S (E-110).

Cada comprimido de alprazolam cinfa 0,25 mg contiene 24 mg de lactosa monohidrato y 0,112 mg de benzoato sódico.

 

Para consultar la lista completa de excipientes ver sección 6.1

3. FORMA FARMACÉUTICA

Comprimido.

 

alprazolam cinfa 2 mg comprimidos EFG

Comprimidos de color blanco, cilíndricos, biconvexos, ranurados en cruz por una cara y marcados con el código “A2C” por la otra cara.

El comprimido se puede dividir en dosis iguales.

 

alprazolam cinfa 1 mg comprimidos EFG

Comprimidos de color azul celeste, cilíndricos, biconvexos, ranurados por una cara y marcados con el código “A1C” por la otra cara.

El comprimido se puede dividir en dosis iguales.

 

alprazolam cinfa 0,5 mg comprimidos EFG

Comprimidos de color anaranjado, cilíndricos, biconvexos, ranurados por una cara y marcados con el código “A05C” por la otra cara.

El comprimido se puede dividir en dosis iguales.

 

alprazolam cinfa 0,25 mg comprimidos EFG

Comprimidos son de color blanco, cilíndricos, biconvexos, ranurados por una cara y marcados con el código “A025” por la otra cara.

El comprimido se puede dividir en dosis iguales.

4. DATOS CLÍNICOS

4.1. Indicaciones terapéuticas

Alprazolam está indicado en el tratamiento de estados de ansiedad generalizada y ansiedad asociada a síntomas de depresión y en el tratamiento de trastornos por angustia con o sin agorafobia.

 

Las benzodiazepinas sólo están indicadas para el tratamiento de un trastorno intenso, que limita la actividad del paciente o lo somete a una situación de estrés importante.

4.2. Posología y forma de administración

Posología

La dosis óptima de alprazolam deberá determinarse individualmente en base a la gravedad de los síntomas y a la respuesta del paciente. En aquellos pacientes que necesiten dosis más altas, la dosis se aumentará paulatinamente para evitar la aparición de reacciones adversas. En general, los pacientes que no hayan recibido previamente ningún tratamiento psicotrópico, necesitarán dosis más bajas que aquellos que hayan sido tratados con tranquilizantes menores, hipnóticos o antidepresivos o aquellos con antecedentes de alcoholismo crónico o abuso de drogas. Se recomienda seguir el principio general de administrar la dosis mínima eficaz, especialmente en pacientes de edad avanzada o pacientes debilitados para prevenir el desarrollo de ataxia o sedación excesiva. Se debe evaluar periódicamente el estado del paciente y hacer los ajustes de dosis necesarios analizando la necesidad de continuar el tratamiento, especialmente si el paciente no presenta sintomatología.

 

Duración del tratamiento

 

La duración global del tratamiento debe ser la más corta posible pero para la mayoría de los pacientes no debe superar las 8-12 semanas, incluyendo el periodo de supresión del tratamiento (ver párrafo a continuación “Supresión del tratamiento”). El riesgo de dependencia puede aumentar con la dosis y la duración del tratamiento. Por lo tanto, se debe utilizar la dosis efectiva más baja posible y la duración adecuada y se debe reevaluar periódicamente la necesidad de continuar el tratamiento (ver sección 4.4).

 

Se debe informar al paciente al comienzo del tratamiento que este es de duración limitada (ver sección 4.4).

 

Supresión del tratamiento

 

La dosis se disminuirá lentamente de acuerdo a la buena práctica clínica. Se recomienda que la reducción de la dosis diaria del fármaco no exceda de 0,5 mg cada tres días. Algunos pacientes pueden requerir una reducción de dosis más lenta.

 

Es aconsejable explicar al paciente de forma precisa cómo disminuir progresivamente la dosis. Además es importante que el paciente esté alerta ante la posibilidad de un efecto rebote mientras se suprime el tratamiento (ver sección 4.4).

 

Régimen de dosificación

 

Indicación

Dosis inicial*

Rango de dosis

Ansiedad y ansiedad asociada a síntomas de depresión

0,25 a 0,5 mg tres veces al día

 

0,5 a 4 mg/día, en dosis divididas

Trastornos por angustia

0,5 a 1 mg al acostarse

La dosis debe ajustarse en función de la respuesta del paciente. Los ajustes deben realizarse con incrementos no superiores a 1 mg cada tres o cuatro días. Pueden añadirse dosis adicionales para alcanzar el esquema posológico de 3 o 4 veces al día. La dosis media, encontrada en estudios clínicos multicéntricos, fue de 5,7 + 2,3 mg al día con algunos pacientes requiriendo 10 mg al día.

Pacientes de edad avanzada o con enfermedades debilitantes

0,25 mg, dos o tres veces al día

0,5 a 0,75 mg al día en dosis divididas; puede aumentarse de manera gradual si es necesario y tolerado.

 

Población pediátrica

No se ha establecido la seguridad y eficacia de alprazolam en niños y adolescentes menores de 18 años; por lo que su uso no está recomendado.

 

Uso en pacientes de edad avanzada (mayores de 65 años)

En pacientes de edad avanzada el tratamiento debe iniciarse con una dosis más baja (ver apartado “Régimen de dosificación”).

 

Pacientes con insuficiencia respiratoria

Se recomienda administrar dosis menores a pacientes con insuficiencia respiratoria crónica por el riesgo asociado a depresión respiratoria.

 

Pacientes con insuficiencia renal o hepática

Se debe tener especial cuidado al establecer la dosis inicial en pacientes con insuficiencia renal o hepática. En pacientes con insuficiencia hepática grave el tratamiento con alprazolam, al igual que con el resto de benzodiazepinas, está contraindicado (ver sección 4.3) debido al riesgo asociado de encefalopatías.

Forma de administración

Vía oral

 

Tragar el comprimido entero, sin masticar, con ayuda de un poco de líquido. Si es necesario, se puede partir el comprimido por la ranura.

4.3. Contraindicaciones

Hipersensibilidad al principio activo, a las benzodiazepinas o a alguno de los excipientes incluidos en la sección 6.1.

Miastenia gravis.

Insuficiencia respiratoria grave.

Síndrome de apnea del sueño.

Insuficiencia hepática grave.

4.4. Advertencias y precauciones especiales de empleo

El uso concomitante de benzodiazepinas y opioides puede producir sedación profunda, depresión respiratoria, coma y muerte.

 

Debido a estos riesgos, la prescripción concomitante de medicamentos sedantes, benzodiazepinas o medicamentos relacionados, como alprazolam con opioides, debe reservarse para aquellos pacientes para quienes no son posibles tratamientos alternativos. Si se toma la decisión de prescribir alprazolam en combinación con opioides, se debe usar la dosis efectiva más baja y la duración del tratamiento debe ser lo más breve posible (ver régimen de dosificación en la sección 4.2).

 

Se debe vigilar estrechamente a los pacientes para detectar signos y síntomas de depresión respiratoria y sedación. Por este motivo, se recomienda encarecidamente informar a los pacientes y a sus cuidadores (cuando corresponda) para que sean conscientes de estos síntomas (ver sección 4.5).

 

Tolerancia

 

Después de un uso continuado durante algunas semanas, puede detectarse un cierto grado de pérdida de eficacia con respecto a los efectos hipnóticos.

 

Dependencia

 

El tratamiento con benzodiazepinas puede provocar el desarrollo de dependencia física y psíquica. El riesgo de dependencia se incrementa con la dosis y duración de tratamiento y es también mayor en pacientes con antecedentes de abuso de drogas o alcoholismo. La dependencia al fármaco puede ocurrir a dosis terapéuticas y/o en pacientes sin factores de riesgo individuales. Existe un mayor riesgo de dependencia al fármaco con el uso combinado de varias benzodiazepinas independientemente de su indicación.

 

El abuso de drogas es un riesgo conocido de alprazolam y de otras benzodiazepinas, y por tanto debe vigilarse a los pacientes que reciban alprazolam. Alprazolam puede ser susceptible de abuso. Se han notificado muertes relacionadas con sobredosis cuando se abusa de alprazolam junto con otros depresores del SNC, incluidos los opioides, otras benzodiazepinas y el alcohol. Estos riesgos deben tenerse en cuenta al prescribir o dispensar alprazolam. Para reducir estos riesgos se debe usar la dosis adecuada más baja y se debe informar a los pacientes sobre la conservación y eliminación más adecuada de los medicamentos no utilizados (ver sección 4.2, 4.8 y 4.9).

 

Síntomas de retirada

 

Una vez que se ha desarrollado la dependencia física, una reducción rápida de la dosis o la finalización brusca del tratamiento con benzodiazepinas, incluyendo el alprazolam, puede acompañarse de síntomas de retirada, tales como cefaleas, dolores musculares, ansiedad acusada, tensión, intranquilidad, confusión, irritabilidad, leve disforia e insomnio. En los casos graves, se han descrito los siguientes síntomas: despersonalización, hiperacusia, hormigueo y calambres musculares y abdominales, vómitos, sudoración, temblor, intolerancia a la luz y al contacto físico, alucinaciones o convulsiones (ver sección 4.2 y 4.8).

 

Insomnio y ansiedad de rebote: se ha descrito un síndrome de carácter transitorio tras la retirada del tratamiento, caracterizado por la reaparición de los síntomas -aunque más acentuados- que dieron lugar a la instauración del mismo. Se puede acompañar por otras reacciones tales como cambios en el humor, ansiedad o trastornos del sueño e intranquilidad. Ya que la probabilidad de aparición de un fenómeno de retirada/rebote es mayor después de finalizar el tratamiento bruscamente, se recomienda disminuir la dosis de forma gradual hasta su supresión definitiva. Para instrucciones sobre la supresión del tratamiento ver sección 4.2.

 

Se recomienda informar al paciente ante la posibilidad de aparición de un fenómeno de rebote al suprimir el tratamiento, lo que disminuirá su ansiedad ante los síntomas que pueden aparecer.

 

Al utilizar las benzodiazepinas de acción corta en ciertas indicaciones puede suceder que el cuadro de retirada se manifieste con niveles plasmáticos terapéuticos, especialmente si la dosis utilizada era alta.

 

Cuando se utilizan benzodiazepinas de acción larga, es importante advertir al paciente de la inconveniencia de cambiar a otra benzodiazepina de acción corta, por la posibilidad de aparición de síntomas de retirada.

 

Amnesia

 

Las benzodiazepinas pueden inducir una amnesia anterógrada. Este hecho ocurre más frecuentemente transcurridas varias horas tras la administración del medicamento.

 

Reacciones psiquiátricas y paradójicas

 

Las benzodiazepinas pueden producir reacciones tales como, intranquilidad, agitación, irritabilidad, agresividad, delirios, ataques de ira, pesadillas, alucinaciones, psicosis, comportamiento inadecuado y otros efectos adversos sobre la conducta. En caso de que esto ocurriera, se deberá suspender el tratamiento.

 

Estas reacciones son más frecuentes en la población pediátrica y en personas de edad avanzada.

 

Las benzodiazepinas no deben usarse solas para el tratamiento de la ansiedad asociada a depresión (riesgo de suicidio).

 

Los trastornos de angustia se han asociado con trastornos depresivos mayores primarios y secundarios y con un aumento de las notificaciones de suicidio en los pacientes no tratados. Por tanto, cuando se administren dosis altas de alprazolam a pacientes con trastornos de angustia se deben tomar las mismas precauciones que cuando se trata a pacientes con depresión o bajo sospecha de idea/ planes de suicidio con medicamentos psicotrópicos.

 

No se ha establecido la administración de alprazolam en ciertos tipos de depresión (ver sección 4.1). Se ha de tener especial precaución cuando se prescriba alprazolam para el tratamiento de depresiones graves, así como, en pacientes con tendencia al suicidio.

 

En pacientes con depresión se han notificado episodios de hipomanía y manía en asociación con el uso de alprazolam.

 

Las benzodiazepinas deben utilizarse con precaución extrema en aquellos pacientes con antecedentes de consumo de drogas o alcohol (ver sección 4.5).

 

Población pediátrica

Las benzodiazepinas no deben administrarse a niños (ver sección 4.2) a no ser que sea estrictamente necesario; la duración del tratamiento debe ser la mínima posible.

Las benzodiazepinas no están recomendadas para el tratamiento de primera línea de la enfermedad psicótica.

 

Pacientes de edad avanzada

Las benzodiazepinas y productos relacionados deben usarse con precaución en pacientes de edad avanzada, debido al riesgo de sedación y/o debilidad musculoesquelética que puede provocar caídas, a menudo con consecuencias graves en esta población.

 

Advertencias sobre excipientes

Estos medicamentos contienen lactosa. Los pacientes con intolerancia hereditaria a galactosa, deficiencia total de lactasa o problemas de absorción de glucosa o galactosa no deben tomar este medicamento.

 

Estos medicamentos contienen menos de 1 mmol de sodio (23 mg) por comprimido; esto es, esencialmente “exento de sodio”.

 

alprazolam cinfa 0,25 mg comprimidos EFG

Este medicamento contiene 0,112 mg de benzoato sódico en cada comprimido.

 

alprazolam cinfa 0,5 mg comprimidos EFG

Este medicamento contiene 0,112 mg de benzoato sódico en cada comprimido.

 

Este medicamento puede producir reacciones alérgicas porque contiene amarillo anaranjado S (E-110). Puede provocar asma, especialmente en pacientes alérgicos al ácido acetilsalicílico.

 

alprazolam cinfa 1 mg comprimidos EFG

Este medicamento contiene 0,112 mg de benzoato sódico en cada comprimido.

 

alprazolam cinfa 2 mg comprimidos EFG

Este medicamento contiene 0,224 mg de benzoato sódico en cada comprimido.

Población pediátrica

Las benzodiazepinas no deben administrarse a niños a no ser que sea estrictamente necesario; laduración del tratamiento debe ser la mínima posible.

4.5. Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción

El efecto sedante puede potenciarse cuando se administra alprazolam en combinación con alcohol.

 

No se recomienda el uso concomitante de alprazolam con alcohol.

 

Se puede producir una potenciación del efecto depresor sobre el SNC, aumentando el riesgo de depresión respiratoria, coma y muerte al administrar concomitantemente medicamentos sedantes, benzodiazepinas o medicamentos relacionados, como alprazolam con medicamentos antipsicóticos (neurolépticos), hipnóticos, ansiolíticos/sedantes, antidepresivos, analgésicos narcóticos, opioides, antiepilépticos, anestésicos y antihistamínicos sedantes. Debe limitarse la dosis y la duración de la administración conjunta de estos medicamentos (ver sección 4.4).

 

En el caso de los analgésicos narcóticos también se puede producir un aumento de la sensación de euforia, lo que puede incrementar la dependencia psíquica.

 

Se pueden producir interacciones farmacocinéticas cuando se administra alprazolam con fármacos que interfieran en su metabolismo. Los compuestos que inhiben ciertos enzimas hepáticos (particularmente el citocromo P450 3A4) pueden aumentar la concentración de alprazolam y potenciar su actividad. En menor grado, esto también es aplicable a aquellas benzodiazepinas que se metabolizan exclusivamente por conjugación. Los datos obtenidos a través de los ensayos clínicos y de los estudios in vitro con alprazolam, así como de los ensayos clínicos con fármacos que se metabolizan de forma similar, muestran la existencia de varios grados de interacción, y la posible interacción con alprazolam de numerosos fármacos. En base a los grados de interacción y el tipo de datos disponibles:

 

  • No se recomienda la administración de alprazolam junto con ketoconazol, itraconazol, posaconazol, voriconazol y otros antifúngicos azólicos.
  • Se debe considerar una reducción de dosis y un cuidado especial cuando se administre alprazolam con nefazodona, fluvoxamina y cimetidina.
  • Se recomienda prestar especial atención cuando alprazolam se coadministra con fluoxetina, dextropropoxifeno, anticonceptivos orales, diltiazem y antibióticos macrólidos tales como eritromicina, troleandomicina, claritromicina y telitromicina.
  • Las interacciones que se producen entre alprazolam y los inhibidores de la proteasa empleados en el tratamiento de VIH (por ejemplo ritonavir) son complejas y dependientes del tiempo. Ritonavir a dosis bajas produce un gran descenso en el aclaramiento de alprazolam, prolonga su semivida de eliminación y mejora sus efectos clínicos. Sin embargo, al aumentar la exposición a ritonavir, la inducción del CYP3A4 compensa esta inhibición. Esta interacción requiere un ajuste de dosis o bien la suspensión del tratamiento con alprazolam.
  • Se han notificado concentraciones de digoxina aumentadas cuando se administra alprazolam, especialmente en personas de edad avanzada (> 65 años de edad). Por tanto, debe vigilarse a los pacientes que reciban alprazolam y digoxina para detectar posibles signos y síntomas relacionados con la intoxicación por digoxina.

4.6. Fertilidad, embarazo y lactancia

Embarazo

No se dispone de datos consistentes relativos a la teratogenicidad y a los efectos en el comportamiento y desarrollo postnatal tras el tratamiento con benzodiazepinas. Estudios iniciales con otros medicamentos del grupo de las benzodiazepinas demostraron que la exposición uterina a estos fármacos puede estar asociada con malformaciones. Sin embargo, una gran cantidad de datos basados en estudios de cohortes indican que la exposición durante el primer trimestre de embarazo a benzodiazepinas no está asociada con un aumento en el riesgo de aparición de malformaciones importantes. Por otro lado, algunos estudios epidemiológicos casos-control han revelado un incremento en el riesgo de aparición de hendidura palatina. Los datos indicaron que el riesgo de que nazca un bebé con hendidura palatina tras la exposición materna a una benzodiazepina es menor de 2/1000 en comparación con la tasa esperada para tales defectos de aproximadamente 1/1000 en la población general.

 

El tratamiento con benzodiazepinas a dosis elevadas, durante el segundo y/o el tercer trimestre del embarazo, ha revelado una disminución de los movimientos activos fetales y una variabilidad del ritmo cardíaco del feto.

 

Cuando por razones médicas se requiera el tratamiento con benzodiazepinas durante el último periodo del embarazo, incluso a dosis bajas, puede observarse un síndrome hipotónico neonatal (“floppy infant syndrome”) con síntomas como hipotonía axial y problemas de succión que conducen a una alteración en la ganancia de peso del recién nacido.

 

Estos signos son reversibles pero pueden durar de 1 a 3 semanas, en función de la vida media del producto.

 

A dosis elevadas, puede aparecer depresión respiratoria, apnea e hipotermia en el recién nacido.

Además, se pueden observar síntomas de retirada neonatal con hiperexcitabilidad, agitación y temblor unos días después del nacimiento, aunque no se observe el síndrome de hipotonía neonatal.

La aparición de los síntomas de retirada después del nacimiento depende de la vida media del producto.

 

No se recomienda la administración de alprazolam durante el embarazo a no ser que los beneficios esperados para la madre superen los riesgos potenciales para el feto. El uso de alprazolam durante el embarazo se deberá valorar, y las indicaciones terapéuticas y posología deberán ser estrictamente respetadas.

 

Si es necesario el tratamiento con alprazolam durante el último periodo del embarazo o durante el parto, se deben evitar las dosis elevadas, y se deben monitorizar los síntomas de retirada, el síndrome de hipotonía neonatal, hipotermia y/o depresión respiratoria en el recién nacido.

 

Se debe advertir a las mujeres en edad fértil que deseen quedarse embarazadas o que sospechen que pudieran estarlo que contacten con su médico.

Lactancia

A pesar de que los niveles de benzodiazepinas excretados en la leche materna (incluyendo alprazolam) son bajos, su uso está contraindicado en madres lactantes.

4.7. Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas

Alprazolam, dependiendo de la dosis y de la sensibilidad individual, puede disminuir la atención, alterar la capacidad de reacción y producir somnolencia, amnesia o sedación, especialmente al inicio del tratamiento o después de un incremento de la dosis. No se aconseja conducir vehículos ni manejar maquinaria cuya utilización requiera especial atención o concentración, hasta que se compruebe que la capacidad para realizar estas actividades no queda afectada.

 

Los periodos de sueño insuficientes pueden incrementar el deterioro del estado de alerta (ver sección 4.4 y 4.5).

 

Cuando se toma alprazolam en combinación con alcohol, el efecto sedante puede potenciarse.

4.8. Reacciones adversas

Las reacciones adversas generalmente se observan al comienzo del tratamiento y suelen desaparecer con la administración continuada del tratamiento o tras una reducción de la dosis.

 

En la tabla siguiente se listan las reacciones adversas asociadas con el tratamiento con alprazolam en los pacientes que participaron en los ensayos clínicos controlados y con la experiencia tras la comercialización, de acuerdo a la clasificación por órganos y sistemas y por frecuencia (muy frecuentes (≥1/10), frecuentes (≥1/100 a <1/10), poco frecuentes (≥1/1.000 a <1/100) y de frecuencia no conocida (no puede estimarse a partir de los datos disponibles).

 

Sistema de clasificación de órganos

Muy frecuentes

(≥ 1/10)

Frecuentes

(≥ 1/100 a <1/10)

Poco frecuentes

(≥ 1/1.000 a <1/100)

Frecuencia no conocida (no puede estimarse a partir de los datos disponibles)

Trastornos endocrinos

 

 

 

Hiperprolactinemia*

Trastornos del metabolismo y de la nutrición

 

Apetito disminuido

 

 

Trastornos psiquiátricos

Depresión

Estado confusional, desorientación, libido disminuida, aumento de la libido*, ansiedad, insomnio, nerviosismo

Manía* (ver sección 4.4), alucinación*, reacción de ira*, agitación*, dependencia al fármaco

Hipomanía*, comportamiento agresivo*, hostilidad*, pensamiento anormal*, hiperactividad psicomotora*, abuso de drogas*

Trastornos del sistema nervioso

Sedación, somnolencia , ataxia, alteración de la memoria, disartria, mareo, cefalea

Alteración del equilibrio, coordinación anormal, alteración de la atención, hipersomnia, letargia, temblor

Amnesia

Desequilibrio del sistema nervioso autónomo*, distonía*

Trastornos oculares

 

Visión borrosa

 

 

Trastornos gastrointestinales

Estreñimiento, boca seca

Náuseas

 

Trastorno gastrointestinal*

Trastornos hepatobiliares

 

 

 

Hepatitis*, función hepática anormal*, ictericia*

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo

 

Dermatitis*

 

Angioedema*, reacción de fotosensibilidad *

Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo

 

 

Pérdida de fuerza muscular

 

Trastornos renales y urinarios

 

 

Incontinencia*

Retención urinaria*

Trastornos del aparato reproductor y de la mama

 

Disfunción sexual*

Menstruación irregular*

 

Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración

Fatiga, irritabilidad

 

Síndrome de abstinencia de fármacos*

Edema periférico*

Exploraciones complementarias

 

Peso disminuido, peso aumentado

 

Presión intraocular aumentada*

 

*Reacciones adversas identificadas tras la comercialización.

 

En muchas de las notificaciones espontáneas de alteraciones del comportamiento, los pacientes estaban bajo tratamiento concomitante con otros fármacos que actuaban sobre el sistema nervioso central y/o padecían una enfermedad psiquiátrica subyacente. Los pacientes con trastorno límite de la personalidad, historia previa de comportamiento violento o agresivo o de abuso de alcohol o de otras sustancias tienen el riesgo de sufrir tales reacciones adversas. Durante la interrupción del tratamiento con alprazolam en pacientes con trastorno por estrés postraumático se notificaron casos de irritabilidad, hostilidad y pensamientos obsesivos.

 

Con el uso de las benzodiazepinas pueden aparecer somnolencia, embotamiento afectivo, reducción del estado de alerta, confusión, fatiga, cefalea, mareo, debilidad muscular, ataxia o diplopía. Estos fenómenos ocurren predominantemente al comienzo del tratamiento y generalmente desaparecen con la administración continuada. Otras reacciones adversas tales como alteraciones gastrointestinales, cambios en la libido o reacciones cutáneas pueden ocurrir ocasionalmente.

 

Amnesia

Puede desarrollarse una amnesia anterógrada al utilizar dosis terapéuticas, siendo mayor el riesgo al incrementar la dosis. Los efectos amnésicos pueden asociarse a conductas inadecuadas (ver sección 4.4).

 

Depresión

La utilización de benzodiazepinas puede desenmascarar una depresión pre-existente.

 

Reacciones psiquiátricas y paradójicas

Al utilizar benzodiazepinas o compuestos similares, pueden aparecer reacciones tales como intranquilidad, agitación, irritabilidad, agresividad, delirio, ataques de ira, pesadillas, alucinaciones, psicosis, comportamiento inadecuado y otras alteraciones de la conducta. Dichas reacciones pueden ser graves y aparecen más frecuentemente en la población pediátrica y en personas de edad avanzada.

 

Dependencia

La administración del producto (incluso a dosis terapéuticas) puede conducir al desarrollo de dependencia física; la supresión del tratamiento puede conducir al desarrollo de fenómenos de retirada o rebote (ver sección 4.4). Puede producirse dependencia psíquica. Se han comunicado casos de abuso.

 

Notificación de sospechas de reacciones adversas

Es importante notificar sospechas de reacciones adversas al medicamento tras su autorización. Ello permite una supervisión continuada de la relación beneficio/riesgo del medicamento. Se invita a los profesionales sanitarios a notificar las sospechas de reacciones adversas a través del Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos de Uso Humano: https://www.notificaram.es

4.9. Sobredosis

Al igual que ocurre con otras benzodiazepinas, la sobredosis no presenta una amenaza vital a no ser que su administración se combine con otros depresores del sistema nervioso central (incluyendo alcohol).

 

El manejo clínico de la sobredosis de cualquier medicamento, siempre debe tener en cuenta la posibilidad de que el paciente haya ingerido varios fármacos.

 

Los síntomas de la sobredosis con alprazolam son una extensión de sus acciones farmacológicas. La sobredosis con benzodiazepinas se manifiesta generalmente por distintos grados de depresión del sistema nervioso central, que pueden ir desde somnolencia hasta coma. Los síntomas incluyen somnolencia (adormecimiento), disartria, alteraciones de la coordinación (ataxia), confusión, letargia, hipotonía, hipotensión, depresión respiratoria, raramente coma y muy raramente muerte. Las secuelas serias son raras, a menos que alprazolam se tome junto con otros fármacos y/o alcohol.

 

Tras una sobredosis de benzodiazepinas, debe inducirse el vómito (antes de una hora) si el paciente conserva la consciencia o realizarse un lavado gástrico con protección adecuada de las vías respiratorias si está inconsciente. Si el vaciado gástrico no aporta ninguna ventaja, deberá administrarse carbón activado para reducir la absorción. Deberá prestarse especial atención a las funciones respiratoria y cardiovascular si el paciente requiere ingreso en una unidad de cuidados intensivos. El tratamiento de la sobredosis se centrará en restaurar dichas funciones. No se ha determinado la eficacia de la diálisis para contrarrestar los efectos de la sobredosis. Puede ser de utilidad el flumazenilo, antagonista específico de los receptores para benzodiazepinas, como ayuda para controlar las funciones respiratoria y cardiovascular.

5. PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS

5.1. Propiedades farmacodinámicas

Grupo farmacoterapéutico: ansiolíticos, derivados de la benzodiazepina. Código ATC: N05BA12.

Mecanismo de acción

El mecanismo exacto de acción de las benzodiazepinas, incluyendo alprazolam, es desconocido, sin embargo, se cree que ejercen sus efectos por unión a los receptores esteroespecíficos localizados en varias zonas dentro del sistema nervioso central. Alprazolam comparte las propiedades ansiolíticas, hipnóticas, relajantes musculares y anticonvulsivantes con otros miembros de la clase de las benzodiazepinas, con una actividad específica en las crisis de angustia. Como otras benzodiazepinas, causa dependencia de tipo barbiturato, pero muestra una pobre dependencia cruzada en animales fenobarbital-dependientes.

5.2. Propiedades farmacocinéticas

 

Absorción

Después de la administración oral, el principio activo es rápidamente absorbido y metabolizado.

Distribución

Se distribuye rápida y extensamente en el organismo, alcanzando niveles máximos en la mayoría de los tejidos y en plasma al cabo de una hora o dos horas después de la administración. Después de una dosis de alprazolam, los niveles en plasma son proporcionales a la dosis administrada, siendo su farmacocinética lineal hasta una dosis de 10 mg. In vitro, la unión de alprazolam a proteínas plasmáticas es de un 80%.

Metabolismo o Biotransformación

Alprazolam es metabolizado por oxidación en el hígado, los metabolitos predominantes son: alfa-hidroxi-alprazolam y una benzofenona derivada de alprazolam. La actividad biológica del alfa-hidroxi-alprazolam es aproximadamente la mitad que la de alprazolam, mientras que la benzofenona es esencialmente inactiva. Los niveles en plasma de estos metabolitos son muy bajos, sin embargo, su vida media es similar a la de alprazolam.

Eliminación

La vida media de alprazolam es de 12-15 horas. Alprazolam y sus metabolitos son excretados principalmente por orina.

5.3. Datos preclínicos sobre seguridad

Los datos de los estudios preclínicos no muestran riesgos especiales para los seres humanos según los estudios convencionales de toxicidad a dosis repetidas, genotoxicidad, y potencial carcinogénico.

 

Efectos en la reproducción y el desarrollo

En estudios de toxicidad reproductiva, la administración de alprazolam a dosis muy altas en ratas y conejos se asocia con retraso en el desarrollo y un aumento de la incidencia de muerte fetal y malformaciones esqueléticas. 

 

Efectos oculares

Cuando se administró alprazolam por vía oral a ratas a dosis de 3, 10 y 30 mg/kg/día (de 15 a 150 veces la dosis diaria máxima recomendada en humanos de 10 mg/día) durante 2 años, se observó una tendencia hacia un incremento, relacionado con la dosis, en el número de cataratas (en hembras) y de vascularización corneal (en machos). Estas lesiones no aparecieron hasta después de 11 meses de tratamiento.

 

Efecto de los anestésicos y sedantes

La investigación preclínica ha mostrado que la administración de anestésicos y sedantes que bloquean los receptores del ácido N-metil-D-aspártico (NMDA) y/o potencian la actividad del ácido gammaaminobutírico (GABA) pueden aumentar la muerte neuronal en el cerebro y producir déficits a largo plazo de la cognición y el comportamiento de animales jóvenes cuando se administran durante el período de máximo desarrollo cerebral. Según las comparaciones preclínicas entre especies, se cree que el intervalo de vulnerabilidad del cerebro a estos efectos se correlaciona en humanos con exposiciones desde el tercer trimestre del embarazo hasta el primer año de vida, pero puede extenderse aproximadamente hasta los 3 años de edad. Si bien la información de este efecto con alprazolam es limitada, ya que el mecanismo de acción incluye el aumento de la actividad del GABA, se puede producir un efecto similar. Se desconoce la relevancia de estos hallazgos preclínicos para el uso humano.

6. DATOS FARMACÉUTICOS

6.1. Lista de excipientes

alprazolam cinfa 2 mg comprimidos EFG

Lactosa monohidrato

Celulosa microcristalina (E-460)

Carboximetilalmidón sódico (tipo A) (de patata)

Almidón de maíz

Povidona (E-1201)

Estearato magnésico  (E-470b)

Sílice coloidal anhidra

Docusato sódico

Benzoato sódico (E-211)

Óxido de aluminio hidratado.

 

alprazolam cinfa 1 mg comprimidos EFG

Lactosa monohidrato

Celulosa microcristalina (E-460)

Carboximetilalmidón sódico (tipo A) (de patata)

Almidón de maíz

Povidona (E-1201)

Estearato magnésico (E-470b)

Sílice coloidal anhidra

Docusato sódico

Benzoato sódico (E-211)

Óxido de aluminio hidratado

Indigotina (E-132).

 

alprazolam cinfa 0,5 mg comprimidos EFG

Lactosa monohidrato

Celulosa microcristalina (E-460)

Carboximetilalmidón sódico (tipo A) (de patata)

Almidón de maíz

Povidona (E-1201)

Estearato magnésico (E-470b)

Sílice coloidal anhidra

Docusato sódico

Benzoato sódico (E-211)

Óxido de aluminio hidratado

Amarillo naranjado S (E-110).

 

alprazolam cinfa 0,25 mg comprimidos EFG

Lactosa monohidrato

Celulosa microcristalina (E-460)

Carboximetilalmidón sódico (tipo A) (de patata)

Almidón de maíz

Povidona (E-1201)

Estearato magnésico (E-470b)

Sílice coloidal anhidra

Docusato sódico

Benzoato sódico (E-211)

Óxido de aluminio hidratado.

6.2. Incompatibilidades

No procede.

6.3. Periodo de validez

2 años.

6.4. Precauciones especiales de conservación

alprazolam cinfa 0,5 mg comprimidos EFG

alprazolam cinfa 1 mg comprimidos EFG

alprazolam cinfa 2 mg comprimidos EFG

Conservar en el embalaje original para protegerlo de la luz.

 

alprazolam cinfa 0,25 mg comprimidos EFG:

No conservar a temperatura superior a 25ºC. Conservar en el embalaje original para protegerlo de la luz.

6.5. Naturaleza y contenido del envase

alprazolam cinfa 2 mg comprimidos EFG

Se presenta en blísteres de PVC-PVDC/ALU. Cada envase contiene 30 o 50 comprimidos.

 

alprazolam cinfa 1 mg comprimidos EFG

Se presenta en blísteres de PVC-PVDC/ALU. Cada envase contiene 30 comprimidos.

 

alprazolam cinfa 0,5 mg comprimidos EFG

Se presenta en blísteres de PVC-PVDC/ALU. Cada envase contiene 30 comprimidos.

 

alprazolam cinfa 0,25 mg comprimidos EFG:

Se presenta en blísteres de PVC-PVDC/ALU. Cada envase contiene 30 comprimidos.

6.6. Precauciones especiales de eliminación y otras manipulaciones

Ninguna especial.

 

La eliminación del medicamento no utilizado y de todos los materiales que hayan estado en contacto con él, se realizará de acuerdo con la normativa local.

7. TITULAR DE LA AUTORIZACIÓN DE COMERCIALIZACIÓN

Laboratorios Cinfa, S.A.

Carretera Olaz-Chipi, 10. Polígono Industrial Areta

31620 Huarte (Navarra) - España

8. NÚMERO(S) DE AUTORIZACIÓN DE COMERCIALIZACIÓN

alprazolam cinfa 0,25 mg comprimidos EFG: 64.214

alprazolam cinfa 0,5 mg comprimidos EFG: 62.791

alprazolam cinfa 1 mg comprimidos EFG: 62.790

alprazolam cinfa 2 mg comprimidos EFG:62.789

9. FECHA DE LA PRIMERA AUTORIZACIÓN/ RENOVACIÓN DE LA AUTORIZACIÓN

alprazolam cinfa 0,25 mg comprimidos EFG: 12/09/2001

alprazolam cinfa 0,5 mg/ 1 mg/ 2 mg comprimidos EFG: 08/11/1999

10. FECHA DE LA REVISIÓN DEL TEXTO

Octubre 2021

Top